Crece la presión sobre el dólar antes de las PASO: ¿nubes de tormenta?

Mayor demanda y menor ingreso de divisas por exportaciones aceleran el goteo de reservas. Las causas del optimismo del Gobierno. Oficial calmo y brecha en alza.

Como los pantalones de tiro más alto o más bajo, la presión sobre el dólar es un clásico de la previa de todo proceso electoral que nunca defrauda. Así, desde que comenzó septiembre, el Banco Central comenzó a registrar una moderada caída de sus reservas que motiva preguntas acerca de sus sustentabilidad en un contexto general de escasez. Sin embargo, por pernicioso que sea, el cepo promete mantener el tipo de cambio oficial bajo control y lejos de las profecías de megadevaluación. Pero nada es gratis en la vida: la brecha entre este y los paralelos parece destinada a crecer, sentando las bases de un partido que se jugará en los meses venideros.

En efecto, el Banco Central perdió en las dos primeras ruedas del mes –tales los últimos datos oficiales disponibles– 166 millones de dólares y fuentes del mercado estiman que el goteo siguió en las subsiguientes a un ritmo de entro 90 y 100 millones cada día. Algunos analistas indican que eso se haría insostenible de ahora hasta noviembre, pero ese presagio tiene supuestos que distan de estar asegurados. Primero, que la mayor demanda no se vincule con lo que ocurre en los comienzos de cada mes, cuando se acumulan las compras de dólar ahorro; segundo, que el driver principal de la tendencia sea el proceso electoral y no factores eminentemente económicos y financieros. Calma.

Así las cosas, las reservas brutas del Central se elevaron a más de 46.300 millones de dólares después de que ingresaron al país los 4.355 millones girados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) e concepto de distribución entre sus miembros para hacer frente a las facturas de la pandemia. En tanto, el martes cerraron en 45.895 millones.

Si eso es reflejo de lo que ocurrió en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), esto es el oficial, en los paralelos –que no afectan el nivel de reservas– también se registró una mayor demanda.

Así, los paralelos legales –el “contado con liquidación”, CCL, y el “dólar bolsa o MEP”, Mercado Electrónico de Pagos– suelen comenzar las sesiones en alza para luego moderarse merced a la intervención oficial mediante la compra-venta de títulos públicos en pesos y en dólares, operatoria de la que surge su cotización. Por otra parte, el blue dio el martes un salto de $1,5 para volver a ser, en un nivel de $183,5, como es esperable, el más caro del mercado. Este miércoles, el ilegal abrió a $185 y y hacia el mediodía ya cotizaba a $187, un empinamiento brusco que lo consolidaba en su mayor nivel del año.

Las brechas con respecto al oficial saltaron de ese modo al 70% (CCL), al 68% (MEP) y al 80% (blue).

Se trata de niveles muy altos, elocuentes de una cierta expectativa de devaluación del oficial, pero todavía manejables y alejados de los alarmantes del 150% de octubre del año pasado.

Fuente: Rava Bursátil.

El analista financiero Christian Buteler estimó en diálogo con Letra P que “el Banco Central va a poder seguir llevando el dólar oficial como hasta ahora porque así se lo permite el nivel del cepo. Es posible, eso sí, que tenga que vender más divisas, como viene ocurriendo”.

“Es lo esperable en un segundo semestre, cuando el ingreso de divisas por exportaciones es menor. Aunque siempre preocupa que el Banco Central pierda reservas, la tendencia está dentro de los parámetros normales”, tranquilizó.

La historia es diferente cuando se trata de los dólares alternativos, tanto el blue como los que se negocian en bolsa, esto es el CCL y el MEP. “Es lógico que esos tipos de cambio suban cuando la inflación se mantiene en un nivel del 3% mensual. En ese contexto, no se puede esperar que las cotizaciones no se muevan. Para evitarlo, el Central interviene en el ‘contado con liqui’ y en el MEP, pero eso cuesta dólares reales porque en esos segmentos no puede regular tanto por cantidad, como ocurre con el cepo en el caso del oficial. Entonces, la escasez de dólares en el segundo semestre va a hacer que es intervención disminuya y que, entonces, los precios se acomoden un poco más arriba, especialmente hacia el final del año”, anticipó Buteler.

En tanto, “el blue es el dólar menos controlable y va a ser el que lidere la suba de los alternativos. Esto va más allá del movimiento (brusco) de ayer (por el martes); digo que es lo que va a pasar de ahora hasta fin de año”, añadió.

Para el analista, el proceso electoral tiene alguna influencia, pero no es la causa principal de estos movimientos. “El resultado de las PASO pueden tener un impacto en el mercado a partir del lunes. Si ganara el Gobierno, se podría ver una reacción algo negativa y una suba un poco más acelerada, pero eso hoy no es el factor fundamental. Lo que más va a impactar en los precios de los dólares alternativos es el nivel de cepo que exista y el de la emisión de pesos”, concluyó.

(Nota publicada en Letra P).