La Sputnik y las urnas: el Frente de Todos crece con cada vacuna aplicada

Lo indica un estudio de Poliarquía. La inoculación impacta más que las mejoras de la economía en el humor del electorado. El anuncio de Richmond y la campaña.

La noticia de que el laboratorio Richmond comenzará a producir la vacuna rusa contra el nuevo coronavirus en la Argentina, un hecho que podría modificar las perspectivas de la campaña de inoculación y, con eso, la expectativa de controlar el capítulo local de la pandemia podría tener repercusiones más allá de lo estrictamente sanitario. De hecho, esas variables parecen cruciales, según surge de una encuesta, para las posibilidades del Frente de Todos en las elecciones legislativas que, por el momento, están previstas para octubre.

Un estudio de Poliarquía Consultores realizado antes del anuncio (1.784 entrevistas telefónicas en centros urbanos de más de 10.000 habitantes, realizada entre el 8 y el 12 de abril, con un nivel de confianza del 95%) señaló un dato sugestivo: el nivel de aprobación a la gestión del presidente Alberto Fernández parece directamente proporcional a la cantidad de argentinos y argentinas que ya recibieron al menos una dosis de las vacunas disponibles.

Entre los ya inmunizados contra el covid-19, el 54% avala la gestión presidencial, en tanto que el 38% la desaprueba. Mientras tanto, entre los no vacunados, los índices son, respectivamente, del 36 y del 57%. Casi un espejo.

Fuente: Poliarquía Consultores.

Por otra parte, la mayoría de las personas relevadas por Poliarquía manifestó preocupación por la extensión de los contagios. Así, el 55% considera que el riesgo de contraer la enfermedad es muy alto o alto, un nivel sin precedentes en lo que va de la emergencia que se instaló en el país hace algo más de un año.

Lucas Klobovs, jefe de Investigaciones Políticas y de Opinión pública de Poliarquía, le dijo a Letra P que le sorprendió “cómo impacta en la aprobación del Gobierno el hecho de que los consultados hayan sido vacunados o no”. “Falta todavía para las elecciones y ni siquiera se sabe la fecha o si va a haber PASO, pero es posible que se dé un impacto en el resultado de acuerdo con cómo se desarrolle la campaña de vacunación”, agregó.

“Hay una disyuntiva que todavía debe asentarse. Hay mucha bibliografía en el mundo acerca de qué es lo que impacta en el voto. En base a eso, vemos desde febrero que el manejo de la pandemia y el avance de la vacunación impacta más que la economía. Esto abre una puerta enorme”, explicó. 

“Si el Gobierno mostrara un buen manejo de la emergencia, podría verse beneficiado en términos de bancas en el Congreso. Por el contrario, si la segunda ola estallara a pleno, con colapso hospitalario, falta de camas y un avance lento de la vacunación, podría salir perjudicado”, añadió el especialista.

“Si esto último ocurriera, habría que ver si la oposición, en particular Juntos por el Cambio, lograría capitalizar ese clima. Para conseguirlo, debería encontrar candidatos atractivos y un discurso eficaz sobre la pandemia. Un problema para eso es que hay un hilo delgado para hacer política en base a un drama nacional. Otro, que esa alianza todavía mantiene una discusión interna sobre si mostrarse confrontativa o moderada frente al Gobierno”, añadió Klobovs.

(Nota publicada en Letra P).