Lacunza lidera la línea blanda del Gobierno ante los halcones Pichetto y Carrió

Funcionarios y voceros oficiosos del Gobierno ponen el grito en el cielo cada vez que Alberto Fernández hace una declaración o publica un tuit crítico sobre la situación económica, pero los vasos comunicantes entre este y el vector más activo del poder macrista, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, son más resistentes que lo supuesto.

“El fin de semana arranca formalmente de nuevo la campaña y no podemos pretender que haya silencio sobre la economía”, le dijo a Letra P una fuente cercana al funcionario.

Lacunza entiende de ese modo expresiones como un reciente tuit del peronista en el que le reprochaba al Gobierno el crecimiento paralelo del endeudamiento y la fuga de capitales.

“No es lógico exagerar”, sostienen en su entorno.

Frente al ala paloma que encarna un Lacunza necesitado de que nadie haga olas en una economía ya demasiado revuelta, otros referentes de Juntos por el Cambio, especialmente la diputada Elisa Carrió, y el candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto, reaccionan con dureza ante cada definición crítica del postulante peronista.

Por caso, la chaqueña habló después de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de fraude vinculado al narcotráfico y calificó hace pocos días al presidenciable peronista de “tipo peligroso”.

En tanto, el senador rionegrino acusó a “actores cercanos a Alberto Fernández” de haber operado ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) para que “no haga el desembolso” previsto de 5.400 millones de dólares.

Mientras, voceros oficiosos y hasta periodistas calificaron como explosiva la entrevista que aquel le concedió a The Wall Street Journal, en la que advirtió que el país “está en un default virtual”.

Cerca de Lacunza le ponen paños fríos a esas fiebres, recuerdan que todo lo que dice Fernández se vincula con una campaña inevitable y que va en línea con lo ya dicho y repetido varias veces por él.Y hasta ponderan que “por ahora no hizo mención (crítica) al control de cambios”. “No es poco”, agregaron.

(Nota publicada en Letra P).

Anuncios