El chavismo admite la debacle de la economía y abre un nuevo frente de disputa

La decisión del Banco Central de Venezuela (BCV) de volver a publicar, tras más de tres años de apagón estadístico, los datos de inflación y actividad económica confirmó oficialmente la debacle económica que vive ese país, sumido en la hiperinflación y con una economía que mide hoy la mitad que cuando Nicolás Maduro accedió al poder en 2013. El tenor de las cifras (una inflación del 130.060% el año pasado y una contracción del Producto Bruto Interno del 47,6% entre 2013 y 2018) abre un nuevo flanco del conflicto entre el chavismo y la oposición que se culpan mutuamente por el colapso.

Las declaraciones oficiales no han sido demasiado abundantes desde el anuncio del BCV, algo esperable. ¿Cómo explica semejante resultado un régimen instalado desde hace veinte años? Sin embargo, la línea argumental del Gobierno apunta al clima permanente de zozobra política, instalado, por lo menos, desde la elección de Maduro en 2013 y agudizado de manera dramática en el último año.

Con todo, más en particular, el ministro del Poder Popular de Economía y Finanzas, Simón Zerpa Delgado, atribuyó ese estado de cosas a las sanciones de Estados Unidos, que han venido in crescendo y que este año derivaron en un embargo petrolero total al país que depende casi completamente de esas exportaciones.

Para la oposición que responde a Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional (AN) desactivada por el chavismo y presidente encargado nombrado por ella, el desastre es bien anterior a las sanciones o, al menos, a su intensificación reciente y el chavismo no puede eludir su responsabilidad.

“El alza de los precios refleja claramente que Venezuela ha sufrido un proceso de hiperinflación desde noviembre de 2017”, le dijo en ese sentido el diputado José Guerra, quien habló con Letra P desde Caracas.

Diputado por Caracas y profesor de Economía en la Universidad Central de Venezuela, Guerra fue el año pasado presidente de la Comisión de Finanzas de la AN. En tanto vicepresidente, además, de la Comisión de Plan País, el plan con el que Guaidó promete sacar adelante la economía, es un hombre influyente en el entorno más estrecho de este.

El dato de inflación de 2018 del BCV contrasta con el calculado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), de 1.370.000% Según le dijo Guerra a este portal, “el Banco Central ha cambiado la metodología para darles más ponderación a los productos controlados por el Gobierno, que llaman bolsas CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción), que se distribuyen con subsidios estatales y que al entrar en el índice le quitan fuerza a la presión inflacionaria”.

“Entonces el dato de inflación, para nosotros, está subestimado. En cambio, la caída de la actividad económica sí se corresponde con la nuestra perfectamente”, añadió.

De acuerdo con las estadísticas divulgadas, la inflación fue escalando de la inflación llegó a 274,4% en 2016, a 862,6% en 2017 y al mencionado 130.060,2% en 2018.

En lo que respecta al Producto Bruto Interno (PBI), la contracción punta a punta en la era Maduro (2013-2018) llegó al 47,6%, lo que implica que el autoproclamado “hijo de Chávez” dejó a Venezuela reducida a la mitad en materia de producción.

En 2017, el Producto se desplomó 18,6% y el año pasado, hasta el tercer trimestre 19,2%.

Las exportaciones petroleras, cruciales para un país que depende de ellas para obtener más del 95% de sus ingresos, cayeron de 85.603 millones en 2013 a 29.810 millones de dólares en 2018. El precio del crudo se derrumbó, alega el Gobierno, y es cierto. Pero también lo hizo la extracción, ya que, según cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), pasó de 3,2 millones de barriles diarios diez años atrás a algo más de 1 millón el mes pasado.

En 2017, el Producto de Venezuela se desplomó 18,6% y el año pasado, hasta el tercer trimestre 19,2%.

En esa tendencia pesa fuerte el factor precio, como se dijo, el desmanejo de la petrolera PDVSA, usada en años recientes como puerta de ingreso de deuda para el país, y, más recientemente el embargo de Estados Unidos, que incluye solventes necesarios para la refinación y combustibles terminados, lo que explica la aguda y sorprendente escasez de estos registrada en las últimas semanas.

Con menos divisas por exportación, sufren las importaciones, algo grave para un país alta mente dependiente de estas para el consumo popular.

“En el lapso que fue de 2012 a 2018, las exportaciones petroleras disminuyeron 72% debido a la caída de la producción, mientras que los precios mantuvieron niveles relativamente elevados. En tanto, las importaciones se desplomaron en 81%, lo que explica la escasez de materias primas y bienes de capital”, dijo Guerra.

¿Por qué el BCV terminó con el apagón estadístico? ¿Por qué justo ahora, cuando arrecia la puja Maduro-Guaidó?

Por un lado, porque el chavismo usa la difusión de esos datos ominosos para denunciar que son producto de las sanciones impuestas por Donald Trump con respaldo de la oposición “anti patria”. Si los venezolanos de carne y hueso conviven con el descontrol de los precios, con el desabastecimiento y con la pérdida de puestos de trabajo, que la hiperinflación sea de 130.060% o 1.370.000% no cambia gran cosa. Pero el número puede convertirse en un arma arrojadiza para la pelea política que se libra fronteras adentro y afuera.

Para el diputado Guerra, las explicaciones son otras. “Las que más verosímiles me parecen son do. Por un lado, los chinos presionaron porque están cansados de que no se publiquen las cifras. Por otro, debido al impacto por la muerte de cinco niños en el hospital José Manuel de los Ríos de Caracas, de referencia nacional en enfermedades complejas, por falta de medios para tratamientos de cáncer. Ese es un escándalo que tapan con la difusión de cifras que no son fácilmente entendibles por la gente”.

“No hay país en el mundo que en un período no bélico haya sufrido una catástrofe económica similar a la de Venezuela. Con la contracción de la economía y la hiperinflación, se derrumbó el ingreso y el poder adquisitivo de los venezolanos”, dijo Guerra. Según él, Guaidó, el apoyo externo del que goza y el Plan País son las vías de salida.

(Nota publicada en Letra P).

Anuncios