El mercado no le cree a Macri y el riesgo país llega al récord en su gobierno

El riesgo país, el indicador que mide la confianza de los inversores internacionales en el pago de la deuda pública, alcanza este jueves el máximo nivel en la era de Mauricio Macri, en alrededor de 850 puntos básicos, en lo que se interpreta como una respuesta negativa y contundente del mercado financiero al plan Felices Pascuas de congelamiento de precios y tarifas, y de un control más estricto sobre el dólar.

El récord anterior en la actual administración se había alcanzado el 27 de diciembre, con un registro de 837 puntos básicos.

El mercado juzga que el programa es técnicamente endeble, que contiene elementos contradictorios y que usa recetas perimidas, en las que el propio Gobierno no cree pero a las que apela por desesperación ante su caída en las encuestas y la cercanía de la elección presidencial.

El riesgo país es un índice que elabora el banco de inversión estadounidense JP Morgan, que mide el diferencial del rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a diez años, considerados riesgo cero, con respecto a papeles similares del resto de los países.

De ese modo, el riesgo de los mencionados 850 puntos (8,5 puntos porcentuales), significa que, sumado al rendimiento de los papeles norteamericanos del orden del 2,5%, la Argentina debería convalidar una tasa de interés en dólares del 11% anual, un nivel prohibitivo que, en los hechos, mantiene cerrados los mercados de deuda para el país y lo obliga a recurrir al prestamista de última instancia, el Fondo Monetario Internacional (FMI), para no caer hoy mismo en default.

De hecho, las señales de alarma se vienen repitiendo en el último tiempo. La firma de inversiones Consultatio estimó en su último informe que “el mercado le estaría asignando una probabilidad creciente a lo que denominamos un ‘canje (de deuda) a la uruguaya’” a partir del año que viene, que consistiría en un acuerdo de renegociación de la deuda con tenedores privados para evitar un default posponiendo los vencimientos”, es decir sin quitas de capital nominales.

Christian Buteler, analista financiero, le dijo a Letra P que “el mercado apoyó mucho a este gobierno. Durante dos años le compró todos los bonos que emitió, en cualquier moneda y a cualquier plazo, bajando el riesgo país y las tasas. El respaldo fue realmente grande, pero perdió esa confianza”.

“El Gobierno ya no tiene credibilidad y no la va a recuperar en los próximos meses, menos todavía con medidas en las que, como todos sabemos, no cree”, agregó. “No hace falta más que darse una vuelta por Twitter para ver reflejados todos los mensajes de los actuales funcionarios que antes cuestionaban los Precios Cuidados” del kirchnerismo, insistió Buteler.

También en diálogo con Letra P, el director de la firma Mecronomic, Gustavo Reija, sostuvo que “el conjunto de medidas que se anunció no constituye un plan articulado y los propios funcionarios así lo admitieron al decir que pretenden que sean un paliativo para llevar ‘alivio’, un término muy utilizado, mientras surte efecto el verdadero plan antiinflacionario”.

“Claramente constituyen acciones que no están comprendidas dentro de la visión de funcionamiento económico del equipo económico y, en tal sentido, los mercados descuentan su precariedad. El incremento de riesgo país, variable clave a monitorear como venimos sosteniendo desde hace tiempo, mostró un aumento considerable después de los anuncios, dejando claro que el nivel de confusión acerca del futuro de la capacidad de repago de los compromisos de deuda sigue incrementándose”, siguió.

De hecho, inmediatamente después de los anuncios, el mismo miércoles el riesgo país saltó de 800 a 825 puntos básicos y este jueves subía otro peldaño. Si bien su nivel elevado tiene que ver, en gran medida, con la incertidumbre electoral y la posibilidad de que regrese lo que el mercado denomina “populismo”, queda claro que Macri es hoy el encargado de ponerle la frutilla a ese postre amargo.

En tanto, los seguros contra default de la Argentina se acercan a los 1.000 puntos, lo que indica una posibilidad muy fuerte de impago y un nivel no visto desde que la actual administración cerró el conflicto con los fondos buitres en 2016.

El denominado plan Felices Pascuas, un “pacto de caballeros”, según definió el ministro Nicolás Dujovne, es, de acuerdo con Buteler, “un manotazo de ahogado. Ya no saben cómo manejar las cosas. Además, cuando se observa el impacto real de las medidas, se nota que es muy escaso. ¿Van a parar la inflación con 60 productos? ¡No! Y los aumentos de luz, gas y demás son aplicables en Capital y el Gran Buenos Aires, porque en el interior las empresas de esos servicios suelen ser provinciales o municipales”.

Reija coincidió. “Las medidas relativas a las líneas de crédito para jubilados y para la población de bajos recursos son positivas pero limitadas, lo cual disminuye su impacto sobre el consumo. Nada de lo anunciado cambia los problemas estructurales a resolver y la reacción del índice de riesgo país lo muestra claramente”.

Buteler ve que todo el andamiaje es,  además, precario. “Los ‘precios cuidados’ o ‘esenciales’ durarán lo que dure una inflación más o menos estable. Si se escapa el dólar, se van a escapar la inflación y esos precios van a desaparecer”.

“El mercado ve todo eso y reacciona vendiendo bonos argentinos. Venden bonos, baja el precio y sube el riesgo país. Así funciona”, cerró.

(Nota publicada en Letra P).

Anuncios