Argentina acepta discutir con Bolsonaro un Mercosur light

“La Argentina no es una prioridad; el Mercosur tampoco es una prioridad”. La definición de Paulo Guedes, quien será el súper ministro económico de Jair Bolsonaro a partir del 1 de enero, sonó áspera pero no sorprendió en Buenos Aires, ya que “la Argentina da la bienvenida a las ideas que permitan una integración comercial más rápida con el mundo”, según le dijo a Letra P una importante fuente oficial involucrada en la cuestión. Es más, “ese camino bien puede incluir negociaciones bilaterales, algo que de hecho ya se planteó en discusiones a nivel técnico”, reveló.

“El Mercosur debe discutir abiertamente cómo modernizarse y generar herramientas que le den mayor flexibilidad. Una de ellas es algo que la Argentina misma ya expresó en un ámbito de reflexión técnica, tendiente a permitir a los países miembros encaren negociaciones en forma bilateral”, indicó la fuente. “No se trató de una definición sino de una exploración”, aclaró.

La alusión a un “ámbito técnico”, esto es no político, indica que todavía no hay una decisión final del presidente Mauricio Macri de avanzar en esa dirección.

Lo que está en juego es una revisión de la decisión del Consejo del Mercado Común 32/2000, que establece “el compromiso de los Estados Partes del MERCOSUR de negociar en forma conjunta acuerdos de naturaleza comercial con terceros países o agrupaciones de países extrazona en los cuales se otorguen preferencias arancelarias”. De hecho, Macri ya se inclina por dar marcha atrás con esa normativa.

La idea del Gobierno es que si un país tiene intenciones de avanzar en alguna negociación de libre comercio más rápidamente que el resto de los socios del bloque, pueda hacerlo, en el entendimiento de todas esas gestiones, tarde o temprano, terminarán confluyendo dentro del Mercosur.

Las tratativas bilaterales con México, permitidas por ser este un miembro de la ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración), un acuerdo previo al Mercosur, son un ejemplo de eso. Cada país puede avanzar a su ritmo, pero eso al final involucrará a todo el bloque del Cono Sur.

Eso es así porque no hay hoy miembros que mantengan una vocación proteccionista. La Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, con Michel Temer y también con Bolsonaro, son favorables a negociaciones de libre comercio. Venezuela, como se sabe, está suspendida por no haber adecuado su normativa interna a la del grupo y Bolivia, según los dichos de Guedes, seguirá por un largo tiempo en lista de espera para ingresar.

La idea de que el Mercosur permita a sus miembros la celebración de acuerdos bilaterales es una vieja aspiración de Uruguay y Paraguay, los socios menores, que se encontró con el rechazo de los grandes durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, en Argentina, y de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, en Brasil. Hoy soplan otros vientos.

Pese a la aceptación de un posible Mercosur light, en el gobierno de Macri predomina la idea de que lo más deseable sería negociar desde el bloque, porque eso da más fuerza a cada uno de los países para obtener mejores condiciones de acceso a los mercados que se pretende abrir.

“El Mercosur tiene una agenda de cinco negociaciones abiertas, lo que le da a Bolsonaro la oportunidad de llegar y patear un penal: cerrar el acuerdo con la Unión Europea”, estimó la fuente oficial. Esas gestiones se demoraron, explicó, “por posiciones europeas y también intra Mercosur, por están cerradas en un 95%”. El optimismo sobre ese viejo objetivo no decae.

“Hay que tener en cuenta que la UE tiene mandato para negociar con el Mercosur como bloque. En el futuro, en 2019 digamos, Brasil, si quisiera, podría buscar un mandato nuevo para negociar bilateralmente, pero la mayor potencia de negociación la tiene el Mercosur”, insistió.

En la visión del Gobierno nacional, el Mercosur debe cumplir dos condiciones: la eliminación de todas las barreras internas y ser una herramienta efectiva de integración al mundo, lo que no se cumplió. El hecho de que se hayan firmado acuerdos solamente con Israel y Egipto es motivo de insatisfacción.

Ante una consulta de Letra P en Cancillería, la respuesta fue que no se cree que Brasil vaya a irse del Mercosur. “Vamos a trabajar juntos. Si al bloque se le da una sacudida de desburocratización y se acelera su funcionamiento, mejor también para nosotros”, dijeron.

Normas internas de circulación, reglamentaciones fitosanitarias y  esquemas de doble tributación fueron las áreas que se mencionaron como de urgente reforma. “Hay mil cosas para mejorar”, señalaron.

Con todo, la Casa Rosada tomó nota de la dureza de los dichos de Guedes, alejada del tono amistoso del reciente llamado del ahora presidente electo a Macri.

Guedes brindó una conferencia de prensa el domingo a la noche, en plena euforia por el triunfo electoral, pero sorprendió con una actitud que periodistas presentes describieron más como de irritación que de alegría. Acusó a la periodista de Clarín de plantear preguntas “mal hechas” y dijo que “el Mercosur es muy restrictivo” y “una prisión cognitiva”. “¿Sólo voy a comercializar con Argentina? No. ¿Solo voy a comerciar con Venezuela, Bolivia y Argentina? No. Nosotros vamos a negociar con el mundo”, dijo, confundiendo, al parecer, la conformación del bloque.

IFrame

Un informe de la consultora DNI de Marcelo Elizondo recuerda por qué la relación con Brasil es primordial para la Argentina. El vecino es hoy la novena economía del mundo por su PBI medido en dólares, es el quinto país más poblado, es el 26° exportador mundial y el 29° principal importador.

“Es uno de los diez mayores receptores de inversión extranjera en el mundo y el más relevante emisor de inversión al exterior en la región”, añadió.

Además, a pesar de que el comercio bilateral está lejos de los récords de otras épocas, “en 2017, como ocurre desde hace décadas, Brasil fue el principal destino de exportaciones de la Argentina, con ventas que llegaron a 9.316 millones de dólares”. Y en lo que va de 2018 las exportaciones a ese mercado crecen con fuerza, a un ritmo del 23,2%, mientras que las importaciones crecen menos, al 3,7%. De esas exportaciones, 67% son productos de origen industrial, algo que no ocurre con ningún otro mercado relevante en el mundo.

Lo que Guedes plantea no es un deseo de romper el Mercosur y dar por tierra con el libre comercio entre Brasil y la Argentina. Al contrario, la vocación es ir hacia una apertura multilateral que incluirá a nuestro país, pero que ya no lo tendrá como aliado privilegiado.

Que los primeros viajes internacionales del electo sean, según se anunció este lunes, a Chile, Estados Unidos e Israel, en lugar de la Argentina, lo que fue una tradición para sus antecesores, da una idea de cuáles son sus prioridades. ¿Logrará colarse el país en esa gira que se proyecta, posterior a la cirugía que el diciembre removerá la colostomía que le quedó como secuela del atentado que sufrió en la campaña?

La Argentina se perfila para Brasil apenas como un socio entre varios. Y parece dispuesta a asumir ese papel.

(Nota publicada en Letra P).

Anuncios