Tasa más alta y mayor caída de reservas, saldo de la licitación del Letes

Una colocación satisfactoria en pesos y una problemática en dólares, con dos focos de alerta: la súper tasa de interés que terminó convalidando el Tesoro y una acentuación del drenaje de reservas ya que las ubica casi perforando a la baja el umbral de los 50.000 millones. Ese fue el saldo de la licitación de Letras del Tesoro (Letes) que el Ministerio de Hacienda realizó entre el martes y miércoles últimos, que indica que la tormenta financiera continúa, algo que, leído por el mercado, se tradujo este jueves en otra expresiva suba del tipo de cambio.

Los números fríos informados por la cartera de Nicolás Dujovne indican que la colocación en pesos se hizo en dos tramos: uno a 105 días, con vencimiento el 28 de diciembre, por $37.976 millones a una tasa anual del 54,74%; y otro a 196 días, por $4.591 millones, hasta el 29 de marzo de 2019, a una tasa del 50%.

En tanto, en dólares Para las Letes en dólares a 196 días (con vencimiento el 29 de marzo de 2019) se recibieron órdenes por 765 millones, de los cuales se adjudicaron 763 millones a una tasa anual del 7%.

“Si uno quisiera buscar el lado positivo, se logró una colocación interesante en pesos. Con una tasa alta, más del 50%, pero teniendo en cuenta que al vencimiento se van a pagar en pesos y que eso le quita presión al tipo de cambio”, le dijo a Letra P el analista financiero Christian Buteler.

Uno podría preguntarse por qué una tasa del 50% anual en pesos en alta en el contexto de la inflación que experimenta la Argentina. Más allá de las discusiones sobre el futuro de la evolución de los precios, esos rendimientos suelen medirse contra la expectativa de devaluación del peso. Es decir, cuántos dólares se compran hoy con esos pesos que se invierten y cuántos se podrán comprar al vencimiento. Si la tasa le gana al tipo de cambio, hay negocio. ¿Y quién puede imaginar hoy que el dólar, después de la enormidad de lo ocurrido en el año, todavía tenga semejante recorrido al alza?

Con respecto a la colocación de Letras en dólares, “hay que hablar de la tasa, que es muy preocupante. A principio de año se pagaba menos de la mitad, hace dos meses se pagaba el 5% y ahora se cerró en el 7%. La velocidad de la suba de la tasa es muy alta y termina afectando toda la curva de rendimientos de títulos: si a 196 días se paga un 7% anual, lógicamente va a haber que pagar más por colocaciones más largas”, explicó.

Consultado por este medio, el economista del Centro de Estudios Económicos del Sur (CeSur) Amílcar Collante señaló que “el Gobierno está pagando un costo creciente en términos de tasa de interés por el riesgo que se percibe en los papeles argentinos. La licitación captó 763 millones de dólares de los 1.000 millones que vencían”.

Eso tiene un correlato que no es bienvenido. “Ahora hay que esperar al viernes para ver cuál es la caída real de reservas por el pago de Letes. Eso depende cuantos hayan licitado con pesos, algo que hemos criticado en reiteradas ocasiones”, advirtió.

Y en referencia al costo, señaló que “recién cuando esté cerrado el nuevo programa con el FMI podremos ver alguna baja en la tasa de interés”.

Buteler también puso el acento en el problema de las reservas del Banco Central. “Una caída obviamente vamos a tener, porque lo que se renovó es menos que lo que vencía. Eso, igualmente, se da en el marco de la caída de reservas que tenemos casi todos los días. Diría que se da en nueve de cada diez días. En lo que va septiembre se perdieron más de 2.000 millones de dólares y todavía no llegamos ni a la mitad del mes”.

El 22 de junio, cuando se incorporaron los 15.000 millones girados por el Fondo Monetario Internacional como primer desembolso del acuerdo Stand-by que ahora se renegocia contra reloj, el nivel de reservas del Banco Central saltó a 63.270 millones de dólares. El miércoles, tras la licitación de Letes, el mismo bajó a 50.613 millones, a tiro ya de perforar a la baja la barrera de los 50.000 millones.

Eso explica la ansiedad oficial para que lleguen los 3.000 millones de dólares que el Fondo debe desembolsar en lo inmediato y otro tanto que debe llegar en diciembre, más allá de que las negociaciones en Washington permitan pronto sumar nuevos fondos frescos.

“Las Letes no renovadas se transformaron en los 380 millones de dólares que el Banco Central entregó (el miércoles). Todavía hay un stock de Letes superior a los 15.000 millones que se irán renovando en los próximos meses”, le recordó Sebastián Maril, economista de Research for Traders, a Letra P.

(Nota publicada en Letra P).

Anuncios