La retirada del Banco Central llevó al dólar al filo de los $26

A su suba reciente, 38% en lo que va del año y 26% desde mediados de abril, el dólar sumó este viernes una nueva suba, un día después de que se anunciara el nuevo “blindaje” del Fondo Monetario Internacional y en el debut del nuevo esquema cambiario de restablecimiento de la flotación.

La divisa cerró a $25,80 en el Banco Nación, un 1,57% por encima del jueves, después de haber tocado $26,10 a mitad de la rueda.

En tanto, la cotización finalizó la semana al filo de los $26 en las casas de cambio la City, donde la paridad llegó a $26,30.

En el segmento mayorista, que mueve el grueso del mercado, el dólar subió 32 centavos hasta $25,31. 

La expectativa era grande en el comienzo de la rueda, con todos los ojos puestos en cuál sería el impacto del paquete del Fondo Monetario Internacional por 50.000 millones, superior a lo esperado por el mercado. Pero, a la vez, se abría la incógnita por la decisión del Banco Central, pactada con el organismo, de retirar la oferta de 5.000 millones de dólares a $25 en el mercado mayorista, que había operado como un elemento disciplinador en las últimas semanas.

La presión compradora sobre la divisa siguió pese a las tasas de interés del 40%, lo que muestra los problemas del Banco Central para ponerle un techo a través de la operatoria especulativa conocida como carry trade. Este consiste en el paso inicial de dólares a pesos (lo que estabiliza el tipo de cambio momentáneamente), en el posterior aprovechamiento de esas altas tasas y en el regreso al billete estadounidense para realizar grandes ganancias.

El analista financiero Christian Buteler le dijo a Letra P que “la desconfianza sigue. En cualquier lado en que se ofrezca un paquete de 50.000 millones de dólares del FMI, la demanda debería tranquilizarse. Se dijo que lo que ingrese, que van a ser 15.000 millones de dólares después del 20 de junio, va a ir al mercado libre de cambios, pero la demanda siguió presionando”.

“Obviamente se rompió un nivel de confianza en mayo y por eso se sigue percibiendo que el dólar todavía tiene recorrido alcista”, añadió.

Con todo, intervenciones de última hora del Tesoro y la recuperación del real brasileño de 2,5%, tras una caída algo mayor en la víspera, restó presiones sobre el peso y ayudó a que este recortara pérdidas sobre el cierre.

El economista del CeSur Amílcar Collante estimó en diálogo con este medio que “obviamente, el acuerdo con el FMI es un guiño al mercado. Ahora la gran pregunta es cuándo iremos a una tasa de interés algo más baja” que la actual del 40%, de referencia para el mercado.

“¿En qué punto se van a equilibrar dólar y tasa de interés? ¿Cuánto tiempo se van a mantener estas tasas? ¿Va a ser posible reducirlas mientras se intenta el desarme de las Lebac?”, añadió.

En la conferencia de prensa del jueves a la noche, el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunciaron que el Tesoro irá cancelando paulatinamente deudas con la autoridad monetaria por el equivalente a 25.000 millones de dólares, lo que permitiría reducir a la mitad la bola de nieve de las letras que supone toda una amenaza para la economía. El mecanismo fue ratificado este viernes por el ministro de Finanzas, Luis Caputo.

En efecto, el stock total de Lebac de $1,3 billón supone, a una tasa del 40%, el pago de intereses anuales por la friolera de $520.000 millones. Además, cualquier eventual dificultad para su renovación podría suponer un traspaso masivo de posiciones a dólares con efectos destructivos sobre la moneda nacional y sobre las reservas del Central.

En tanto, el día fue positivo para acciones y bonos. El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires trepó un 4,24% hasta 31.456,11 puntos y los títulos de deuda soberana crecieron un promedio de 2%.

“Ahora el mercado va a estar atento a si MSCI clasifica a la Argentina como mercado emergente (ndr: hoy es “de frontera”) el 20 de junio, agregó Collante. Ese “ascenso” permitiría que más fondos de inversión hagan colocaciones en activos nacionales, mejorando el acceso del país al crédito y reduciendo su costo. Si la prima de riesgo baja de los más de 470 puntos básicos actuales hasta un umbral de cerca de 400, el país podría recobrar un cierto acceso al mercado de crédito internacional.

(Nota publicada en Letra P).

Anuncios