Israel envió una delegación para asegurarse el apoyo argentino en organismos internacionales

Israel pretende profundizar la alianza entre los Gobiernos de Mauricio Macri y Benjamín Netanyahu y busca ahora que la Argentina lo ayude a contrarrestar las ofensivas diplomáticas árabes en los diferentes organismos internacionales, le confirmaron a ambito.com fuentes de la Cancillería.

Con ese fin llegó al país Alon Bar, subdirector general de Asuntos Multilaterales de la Cancillería israelí, quien se reunirá hoy a las 9.30 con el subsecretario de Política Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores, Gustavo Zlauvinen.

Participarán también del encuentro en el Palacio San Martín, por el lado israelí, el director general de la Cancillería para América Latina, Modi Ephraim, y por nuestro país, los directores de la Dirección de África y Medio Oriente y la Dirección de Organismos Internacionales.

“Es una de las habituales reuniones de consultas entre las dos cancillerías”, le dijeron a este medio, aunque se da en un contexto de creciente acercamiento entre ambos gobiernos.

En Cancillería saben que se encontrarán con un pedido de colaboración ante lo que Israel entiende como una actitud hostil de dichos organismos, desde la Unesco al Consejo de Derechos Humanos de Ginebra, pasando por la propia Asamblea General de la ONU y muchos más, de donde salen cada año unas veinte resoluciones condenatorias de distintas políticas del Estado judío.

En ese sentido, le recordarán a Bar que en 2016, tras la llegada de Macri a la Casa Rosada, la Argentina cambió su voto tradicional en la Unesco, al dejar de respaldar la postura árabe y simplemente abstenerse en una votación sobre “la preservación del patrimonio cultural de Palestina y el carácter distintivo de Jerusalén oriental”, algo que para el Gobierno de Netanyahu equivalía a “negar los lazos milenarios” entre el pueblo judío y la ciudad santa. En esa oportunidad, cerca del embajador Rodolfo Terragno se había justificado el giro en la voluntad de “tender puentes” para una solución negociada del conflicto palestino-israelí.

Ese cambio de postura argentina expresa exactamente lo que el Gobierno de Netanyahu pretende de sus aliados, cuyas dificultades para votar directamente en contra del bloque árabe dice saber comprender. Ocurre que las abstenciones a veces son tomadas como triunfos, porque disuaden a aquel de presentar nuevos proyectos adversos a Israel.

Un mayor alineamiento internacional de ambos gobiernos podría traducirse, por caso, en eventuales respaldos israelíes a iniciativas nacionales en materias tan variadas como igualdad de género o derechos de minorías sexuales, así como a candidaturas argentinas en diversos foros, explicaron las fuentes diplomáticas.

Israel, en tanto, pretende reducir su “grieta” con la comunidad internacional ofreciendo en organismos de cooperación su “know how” en materia de manejo del agua, tecnología agrícola y seguridad, entre otros aspectos.

El argumento israelí es conocido por la diplomacia argentina. Según el mismo, existe una discriminación sistemática contra Israel en diversos organismos internacionales, que hace que sus políticas reciban un escrutinio mucho más minucioso que el que se aplica a países que no son democracias.

Adjudican esas ofensivas a los palestinos y a sus aliados árabes, a quienes acusan de desnaturalizar los temas de incumbencia de esas diferentes agendas introduciendo subrepticiamente la problemática de Medio Oriente en temas como medio ambiente, salud o educación. Encuentran eco en distintos países, continúan, ya sea por la necesidad de estos de contar con el apoyo del numeroso bloque musulmán en foros internacionales, por motivos internos -como la existencia de amplias minorías islámicas en Europa- o por simple judeofobia.

Lo que esa argumentación oculta es la persistencia del conflicto entre Israel y Palestina en un momento en que aquel país es gobernado por la alianza más derechista de su historia, cuando la colonización de territorio ocupado en Cisjordania se acelera y cuando Estados Unidos vuelca su favor hacia el Estado judío con más claridad que nunca, por caso con la decisión de Donald Trump de trasladar la embajada norteamericana a Jerusalén, cuyo sector oriental fue ocupado en 1967 y colonizado intensamente desde entonces. Esta última decisión es rechazada por el grueso de la comunidad internacional.

En contactos políticos y diplomáticos anteriores ya se escucharon esas quejas israelíes, familiares, por otra parte, para cualquier periodista que siga el tema con cierta atención. Según esa postura, las reiteradas resoluciones condenatorias son una incomodidad para Israel, un logro de patas cortas que no modifica la dinámica del conflicto para los palestinos y un golpe a la legitimidad para los organismos concernidos.

La postura árabe, claro es muy diferente, y registra un cambio agudo en cuanto a la receptividad que encontraban en el Gobierno argentino en la etapa kirchnerista. Ahora, se quejan en algunas embajadas, cuesta que les atiendan el teléfono incluso para la organización de eventos culturales.

La alianza entre Argentina e Israel quedó sellada en septiembre del año pasado, cuando el conservador Netanyahu se convirtió en el primer jefe de Gobierno israelí en visitar el país. Las posturas similares sobre el rol atribuido a Irán en los atentados a la AMIA y la Embajada de Israel, así como la caracterización de la muerte del fiscal Alberto Nisman como un homicidio, facilitaron el acercamiento.

(Nota publicada en ambito.com y en Ámbito Financiero).

Anuncios