Guiño del Gobierno para volver a negociar la deuda de Yacyretá con Paraguay

Tras la dura interna que lo enfrentó al candidato de Horacio Cartes, Mario Abdo Benítez se convirtió el 18 de diciembre en el postulante oficial del Partido Colorado y logró, en tal condición, erigirse en amplio favorito para ganar la Presidencia en las elecciones paraguayas del 22 de abril. Uno de los puntos calientes de su plan de Gobierno es la exigencia de renegociar el acuerdo que el mandatario saliente firmó en mayo del año pasado con Mauricio Macri, el que, compensación mediante de deudas cruzadas con el Ente Binacional Yacyretá (con condonación de los intereses por parte de la Casa Rosada), arrojó un saldo de unos 4.000 millones de dólares a favor de la Argentina, pagaderos en veinte años, con diez de gracia.

“Vamos a seguir planteando una renegociación, pero no va a haber conflicto y confiamos en que vamos a ser comprendidos”, le dijo a Ámbito Financiero una fuente muy cercana a Abdo, quien visitó nuestro país el último fin de semana. “Es más, le cuento que ya tuvimos contacto sobre eso con (Humberto) Schiavoni y encontramos la mejor receptividad”, agregó.

Schiavoni fue director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá durante poco más de un año y hasta el 11 de este mes, cuando renunció para asumir la banca de senador nacional que ganó en las últimas legislativas. Sin embargo, además presidente de Pro, Schiavoni sigue siendo el hombre fuerte del EBY, donde dejó como reemplazante a un funcionario de su confianza, el misionero como él Enrique Martín Goerling Lara, hasta ese momento consejero del ente.

Ese reemplazo no estuvo exento de conflictos sordos, dada la pretensión, finalmente derrotada, del exgobernador radical correntino Ricardo Colombi de ubicar en el puesto a Marcelo Gatti. Así, Schiavoni impuso la transición que deseaba.

Pese a que este no debería ya tener voz en los asuntos vinculados a Yacyretá, sigue siendo considerado un interlocutor clave por la delegación paraguaya que acaba de pasar por el país debido a su influencia sobre Goerling Lara. Continuidad que quedó en claro cuando, al acceder al cargo, este último le dijo al diario El Litoral que “estuve muy cerca de la gestión de Schiavoni y queda una agenda muy importante marcada por él y hay que darle continuidad a todo. Lo principal es la central, la generación de energía, la rehabilitación del parque generador y continuar con todas las obras pendientes y en marcha”.

“Lo que va a incrementar la producción energética es Aña Cuá, con un 20%”, añadió.

La fuente vinculada al presidenciable paraguayo explicó que el probable Gobierno de Abdo Benítez supedita el avance de las obras complementarias del brazo Año Cuá, imprescindible para una mayor generación de energía y que también fue parte del acuerdo binacional de mayo del año pasado, a la revisión de cuentas que reclaman.

En un artículo publicado en Ámbito Financiero el 13 de noviembre, Abdo explicaba que “la Nota Reversal de 1992, aprobada por la Argentina pero no por el Congreso paraguayo, modificó el cálculo del costo de la energía, obligando a Yacyretá a venderla por debajo del mismo. Entonces, obviamente, hay que revisar esas cuentas”.

El vicepresidente en ejercicio, Juan Afara, aliado de aquel, indicaba, en tanto, que “la buena relación de estos años con la Argentina se va a mantener, aunque va a ser necesaria una revisión del acuerdo firmado por Cartes y Mauricio Macri”.

Abdo se acerca al poder y llega con sus demandas. El Gobierno argentino ya lo registra.

(Nota publicada en Ámbito Financiero).

Anuncios