Usinas, SMS y redes sociales: todo vale para movilizar al votante latino

Nueva York – En el quinto piso del 55 de Exchange Place, en pleno centro financiero de Manhattan, funcionan las prolijas oficinas de la Hispanic Federation, una organización fundada hace 26 años con el objetivo de asistir con “infraestructura de servicios” a los negocios y familias latinas de los Estados Unidos. No toma partido políticamente, pero el factor Trump alteró todo.

En una de las salas se puede ver a unos treinta jóvenes, mayormente latinos y negros, trabajando con sus computadoras. Frankie Miranda (foto), vicepresidente senior de la organización, le explicó a Ámbito Financiero que “le vamos diciendo por mensaje de texto a gente de todo el país dónde debe votar, atendemos sus dudas y contestamos en inglés y en español”. “Esperamos completar ciento cincuenta mil mensajes hasta la elección”, se entusiasmó.

“Mañana (por hoy) vamos a tener a todo el mundo trabajando en esto, no menos de sesenta personas”, agregó.

“Nos hemos concentrado en la inscripción de votantes, sobre todo en Florida, donde se dice que se puede definir todo”.

Según el hombre de la Hispanic Federation, el objetivo es que los latinos “voten en un número récord. Y vamos bien, porque por ejemplo en Florida, ya votó anticipadamente una cantidad mayor al total que lo había hecho en 2012”.

Según dicen las encuestas, el voto latino podría volcarse en un inédito 75% a favor del Partido Demócrata. Donald lo hizo.

Miranda no dice en ningún momento que promueven el voto por Hillary Clinton, pero no deja de hablar de Donald Trump. “Hemos denunciado sus comentarios contra los mexicanos y contra la comunidad hispana en general. Le hemos pedido que se retracte, pero no lo hizo. Más allá de la elección, nos preocupa qué pasará al día siguiente por el modo en que se caldeó el ambiente en contra de millones de inmigrantes que trabajan, que contribuyen a la sociedad y que son una parte de este país”, se quejó. “Es imposible mantenernos al margen”.

A quienes no les llegaron los mensajes de texto de la Hispanic Federation, o los borraron casi sin mirar, es a los miembros del grupo Hispanics for Trump, que se contactan y militan vía Facebook. “Trees for deforestation” (árboles por la deforestación), los destratan algunos aludiendo a su supuesto escaso sentido de supervivencia. Pero estos también exponen sus motivos. Este enviado los contacto en diversos puntos de los Estados Unidos.

Sylvia Cortes tiene 56 años vive en Las Vegas. Nació en Costa Rica, pero se naturalizó tras casarse con un soldado estadounidense en 1993. Trabaja como traductora para una agencia gubernamental.

“Apoyo al señor Trump porque no tiene una carrera de crímenes” como los que se le atribuyen a su rival, le dijo a este diario. Hispana y mujer, no teme explicar que “no me molesta para nada todo lo que ha dicho contra de la inmigración ilegal e incluso hay muchos mexicanos que opinan como yo. El abuso de muchos ilegales es enorme y eso solo los que vivimos aquí lo vemos. Sí entiendo que debe haber alguna manera de que estas personas puedan quedarse con un permiso de trabajo, pero no estoy de acuerdo con la amnistía”, dijo

“Hay muchos criminales caminando en nuestras calles que entraron aquí de forma ilegal y deberían ser deportados”, completó.

Sobre las acusaciones de misoginia contra el empresario, señaló que “las denuncias llegaron al mismo tiempo que WikiLeaks presentaba nuevas pruebas de corrupción en contra de Clinton. La prensa le dio más importancia a lo que dijeron mujeres a quienes él supuestamente acosó cuando no era candidato. Lo que dijo es a fin de cuentas lo que dicen muchos otros hombres y no me preocupa porque no tiene ninguna ramificación política”.

Monica Lukas nació en Guayaquil y emigró a este país con sus hermanos “en 1983, después de haber obtenido la residencia permanente y legal que nuestra madre había iniciado muchos años antes, cuando envidó de nuestro padre”, le aclaró  a este periodista. Vive en Virginia Beach. “Soy maestra de español y trabajo en una escuela secundaria”, se presentó.

“Trump es una persona honesta, ama a su familia y por ende, a su país. Estoy convencida de que es consciente del peligro en que se encuentra nuestro país y, como él, estoy totalmente decepcionada de la corrupción que existe en Washington”, señaló.

“No solo no me molesta el asunto de inmigración, sino que para mí es muy importante proteger y prevenir la entrada ilegal de personas que traen malas intenciones a nuestro país”, dijo.

¿Y Hillary, qué le genera? “Mi opinión de ella es muy, muy baja. Pienso que es una mujer sin escrúpulos, sin dignidad. Es una de las mujeres más corruptas que he visto y es lo peor que le puede pasar a nuestro país”, afirmó sin matices.

Mark Keen vive en Atlanta y se definió como “autor de novelas”. Para él, las denuncias de acoso sexual, xenofobia y hasta evasión de impuestos son culpa de la “desinformación de los medios”. “Fuerzas poderosas no quieren que él sea presidente e intentarán destruir su imagen”, completó.

La cuestión de la inmigración también lo sensibiliza, a su modo, claro. “Los inmigrantes deben observar y aprender antes de ejercer sus derechos porque pueden hacer un gran daño. Vale la pena proteger a la República. La lucha por la libertad es eterna”, proclamó.

(Nota publicada en Ámbito Financiero).