EE.UU. define hoy su destino: Hillary o Trump

Nueva York – Llegó el día. Después de casi un año de la campaña más agresiva que recuerde en mucho tiempo, Estados Unidos definirá hoy el nombre de su próximo presidente y la composición del futuro Congreso, decisiones que, sin exagerar, plantearán un antes y un después para este país y para el mundo.

Será Hillary Clinton o Donald Trump. Será la continuidad o un cambio incierto. Será el establishment o una extravagancia imprevisible. Será Wall Street (el poder financiero) o Main Street (la calle, los Estados Unidos reales). Será más de lo mismo o el salto al vacío que tanto teme el mercado accionario, que podría causarle una severa corrección. Será el país de siempre o uno con notas fuertes de xenofobia y aislacionismo. Será, por primera vez, una mujer o un “outsider” del sistema. Todo eso y de mucho más.

“Estamos ante una puja entre el establishment, es decir el Partido Demócrata sumado a parte del liderazgo republicano que rechaza a Trump y a los medios, y una derecha populista”, le dijo a Ámbito Financiero Robert Erikson, analista político y profesor de Columbia University. Un colega suyo de la misma universidad, Robert Y. Shapiro, le explicó a este enviado que “si Trump no fuera el candidato republicano, habría un contraste ideológico entre liberales y conservadores más claro, pero él tiene posiciones más liberales que el establishment del partido en varios temas”.

Así expresada, la decisión parece fácil. Pero no lo es para la legión de disconformes, en su mayor parte adultos blancos sin formación universitaria, que Donald Trump supo convertir por primera vez en una fuerza política. Se calcula que en ese universo duplica la intención de voto de su rival, quien se hará fuerte entre los hispanos.

Lo que se ha planteado como torpezas del discurso de Trump no lo son en absoluto, juicio que no convierte en virtuoso a alguien que habla de construir un muro en la frontera sur (y pasarle la factura al vecino), de deportar a once millones de inmigrantes indocumentados, de impedir el ingreso de musulmanes al país y de las mujeres como si fueran objetos de libre disponibilidad. Ocurre que, como varios de sus votantes dicen, indulgentes, en charlas informales, el hombre “habla como la gente común, como todos nosotros”.

El promedio de encuestas nacionales que realiza el sitio Real Clear Politics le daba ayer a Hillary una ventaja de 46% a 44% sobre su rival, esto es dentro del margen de error. Ahora bien, ese tipo de sondeos son apenas una indicación que no tiene necesariamente que ver con quién será el próximo presidente. Ocurre que aquí rige un sistema de elección indirecta, con Colegio Electoral, como en la Argentina previa a la reforma constitucional de 1994. Un candidato puede ganar en voto popular y perder en el Colegio. Que lo cuente Al Gore, si no.

Además, puede influir y mucho la existencia de otros tres candidatos, capaces en un escenario de tanta paridad entre los dos líderes, de morder un puñado de sufragios suficiente como para hacer mucho daño.

Uno es el libertario Gary Johnson, exgobernador de Nuevo Mexico que entiende que su idea de la libertad le permite afirmar que fuma marihuana regularmente y que hizo su mayor aporte a las extravagancias de la campaña en una entrevista en televisión, en la que confesó no solo no saber qué ocurre en Alepo sino incluso qué cosa significa ese nombre. El 5% que le adjudican algunos sondeos podría resultar, de confirmarse, una fuga de votos republicanos demasiado costosa para Trump.

Otra es Jill Stein, del Partido Verde, que deambula con un 2% magro pero que a Hillary le gustaría captar.

El último es Evan McMullin, un mormón, exbanquero y exagente de la CIA (sí, todo eso junto), que promete dar pelea en Utah, donde los mormones son legión, y, con menor incidencia, en otros diez estados.

En este panorama, ¿qué se proyecta para el Colegio Electoral? Por ahora, una ventaja fuerte de Hillary, que según The New York Times ya tiene “asegurados” 268 de los 270 votos que necesita para convertirse en la primera mujer elegida presidenta. Trump, en tanto, tendría 151 votos y quedarían 119 en estados oscilantes. Que la ex secretaria de Estado pierda es tan improbable como que un pateador de la liga profesional de fútbol americano erre un tiro de 38 yardas, arriesga el influyente diario. Lo que no dice es que Clinton patea con zapatos de taco alto.

¿Partido liquidado? No vayamos tan rápido. Lo que se supone que Clinton tiene en la cartera es lo que las encuestas anticipan que puede pasar en cada uno de los cincuenta estados del país y el distrito capital. El problema es que en muchos territorios la ventaja que tenía se fue derritiendo en las últimas dos semanas, al calor de la reapertura de la pesquisa de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) sobre el escándalo de los emails, decisión revertida el domingo entre nuevas controversias (ver nota aparte). Así, si Trump logra revertir la situación en algunos estados donde la diferencia es escasa y volcar a su favor los oscilantes, bien puede que Hillary erre la patada imposible. Recordemos que salvo en un par de casos, rige la regla de que “el ganador se lleva todo”: imponerse por un voto en un estado equivale a sumar todos los electores en disputa.

En esos estados oscilantes pesan factores opuestos como el voto latino, muy fuerte en muchos, o el de los obreros blancos disconformes que se emocionan con Trump y sus promesas del regreso del carbón y el acero. Se trata de Florida (importante, con 29 votos electorales), Pennsylvania (20), Ohio (18), Georgia (16), Carolina del Norte (15), Virginia (13), Arizona (11), Wisconsin (10), Colorado (9), Iowa (6), Nevada (6) y New Hampshire (4). Y uno más, el industrial Michigan (16 votos preciosos), que vota demócrata desde 1988 pero donde la prédica corrosiva de Trump logró reducir su desventaja de 15 puntos a solo 5 y hoy es un territorio que los demócratas trajinan con inquietud.

¿Y si ninguno llega al número mágico de 270?  Los penales se patearían en el Congreso.

Mientras, los candidatos culminaron ayer de transitar, a un ritmo asombroso, los territorios que consideran vitales. Hillary visitó Michigan, Carolina del Norte y Pensilvania, en todos acompañada por su esposo Bill y su hija Chelsea y en el último, también por Barack y Michelle Obama. En tanto, el rally del pintoresco empresario inmobiliario incluyó a esos tres y, más necesitado, también a Florida y New Hampshire.

Una pregunta clave es si hay un “voto vergonzante” a favor del magnate que las encuestas no registran. Este enviado se encontró en varias conversaciones en las que el interlocutor aseguraba que irá hoy a votar pero se declaraba indeciso. Eso sí, no se privaban de hablar de la desconfianza que “ella” les causa y de disculpar como hechos políticamente irrelevantes las desagradables referencias de Trump a las mujeres o a los inmigrantes. Se verá.

Mauricio Macri se pronunció en la campaña a favor de Hillary. La considera más flexible, más abierta a América Latina y más dispuesta a hablar de libre comercio. Puede que tenga razón. La duda es si fue prudente haberlo dicho antes de que se cuenten los votos. Mañana a la madrugada lo sabremos.

(Nota publicada en Ámbito Financiero).